Raymond Devos (83) Còmic


Raymond Devos (83) - Còmic

El cómico francés Raymond Devos falleció el 15 de junio de 2006 a los 83 años en su domicilio de Saint-Remy-Les Chevreux, a las afueras de París, tras varios meses de hospitalización a causa de un derrame cerebral. También músico y escritor, Devos basaba su humor en la manipulación cómica del lenguaje, que le convirtió en uno de los humoristas más populares de su país.

Se marchó sin sufrir sobre las 06.00 GMT en su casa, adonde había pedido regresar hace unos días, apuntó su sobrino Jean-Louis Devos a la emisora France Info.

Las primeras reacciones al fallecimiento subrayaron la brillantez en el manejo surrealista de las palabras y la calidad humana de un hombre que tocaba el violín, el clarinete y el arpa y que llegó a actuar en el cine de la mano de Jean-Luc Godard.

El presidente de la República, Jacques Chirac, rindió tributo a un artista inmenso, un irresistible funambulista de las palabras, increíble mago de la lengua francesa y grandísimo poeta del humor.

Francia pierde hoy un gran humorista y un auténtico poeta, destacó el primer ministro, Dominique de Villepin, mientras que el titular de Cultura, Renaud Donnedieu de Vabres, le consideró el auténtico creador del espectáculo en solitario en el país.

Estaba por encima de los demás. Ninguno intentaba imitarlo, señaló a la cadena de televisión LCI el humorista y profesor de filosofía Michel Leeb.

La cantante Line Renaud, vieja amiga del fallecido, subrayó que Devos sufría mucho desde que cayó enfermo, por lo que su muerte ha sido triste para ella, pero lo mejor para él.

Nacido en la localidad belga de Mouscron, Devos llegó con su familia al norte de Francia con apenas dos años. En este país tuvo una dura infancia tras la quiebra económica de su padre: pequeños trabajos desde los once años, pobreza en los arrabales de la capital -”nos moríamos de hambre”, confesó en una ocasión- y, finalmente, su deportación a Alemania durante la II Guerra Mundial.

Al finalizar la contienda, empezó a recibir clases de arte dramático con Tania Balachova y Henri Rollan, y de mimo con Etienne de Croux.

En 1947 comenzó su carrera en cabarés como el Rose Rouge y el Vieux Colombier y actuó como cómico con Jacques Fabbri, hasta que en 1957 inició su trayectoria en solitario que le convertiría en símbolo del humor francés.

Inicialmente reticente a publicar sus textos cómicos, en los años noventa sacó una decena de libros, el último de ellos, Une chenille nommée Vanessa (2003), ilustrado por Yves-Saint Laurent. Devos recibió numerosas condecoraciones, entre ellas la de Comendador de la Legión de Honor.

También obtuvo un premio Molière al mejor espectáculo en solitario (1989) y otro de honor (2000), el Gran Premio del Disco de la Academia Charles Cros (1975) y el Gran Premio de humor de la Sacem (2001). En 2003, el ministerio de Cultura creó un premio con su nombre que recompensa trabajos de calidad sobre la lengua francesa.

Hombre discreto, fue objeto, sin embargo, de polémica en sus últimos meses de vida, cuando una persona que aseguraba ser su compañera sentimental exigió visitarle en el hospital, a lo que la familia se opuso.

Altres obituaris