La última edición de Sagunt a Escena se inauguró la noche del jueves con el estreno de la última obra de Mario Gas como director, Orestiada, en la que, además, se reserva un pequeño papel como narrador. Durante dos horas, esta tragedia, basada en la trilogía de Esquilo, consigue zambullir al espectador en la trama de modo que el público se olvidó de los incómodos bancos que ahora sustituyen la fría piedra que antes tenía el teatro de Sagunto.

Diez personajes en constante interacción sobre el escenario: Costantino Romero, Emilio Gutiérrez Caba, Maruchi León, Vicky Peña, Teresa Vallicrosa, Gloria Muñoz, Ricardo Molla, Anabel Moreno, Jordi Boixaderas y Damià Barbany.

Con un decorado más bien escaso y un vestuario de quita y pon basado en largas túnicas, sombreros y bastones, los protagonistas (acompañados de un fondo musical un tanto tétrico) van desgranando la historia. Tras vencer en la batalla de Troya, el rey de Argos regresa a casa con Casandra, la hija del rey de la ciudad vencida, a quien había tomado como trofeo de guerra. Pero se encuentra con que su mujer, Clitemnestra, tiene otros planes en los que sólo cuenta su amante Egisto. Así pues, Clitemnestra no duda en asesinar a los dos recién llegados.

Años después, el hijo desterrado de Clitemnestra, Orestes, regresa a casa guiado por Apolo y descubre la muerte de su padre y decide vengarlo apoyado por las palabras de su hermana Electra. La muerte le llega a los dos amantes traidores, pero ésta va acompañada de un constante tormento que las furias le profesan a Orestes por haber acabado con la vida de su propia madre. Sin embargo, la diosa Minerva consigue que estas furias se vuelvan bondadosas para que Orestes pueda reinar en su país.

ESENCIA GRIEGA

La versión de Orestiada, escrita por Carlos Trías, se presentó con un lenguaje muy fácil de entender, adaptado a las expresiones actuales para llegar al mayor número de espectadores, pero conservando la esencia de las obras clásicas griegas. Una adaptación totalmente comprensible teniendo en cuenta que procede de una trilogía con complejas situaciones que, en este espectáculo, se han sabido sintetizar a la perfección.

Los comentarios del público al descender la cuesta que conduce del Teatro Romano al pueblo de Sagunto eran realmente halagadores y demuestran que se trata de un éxito más que Mario Gas, recientemente nombrado director del Teatro Español de Madrid, puede añadir a su larga lista.

Tras representarse hasta hoy en Valencia, la Orestiada se trasladará a Mérida (Badajoz), donde se incluirá en el cartel de su festival de teatro clásico, que ha sido uno de los coproductores de la obra junto con Teatres de la Generalitat Valenciana y con el Festival Grec de Barcelona.